Frases motivadoras – Motivación al alcance de tu mano

En sí misma, la vida es uno de los mayores regalos que uno puede tener. Sin embargo, esta no está libre de retos y desafíos, de cansancios y de momentos malos en los que se requiere de toda nuestra fuerza para salir adelante. Es la motivación la que nos ayuda a salir adelante. Es la motivación la que nos lleva a perseguir nuestros sueños. Es la motivación la fuente de nuestra felicidad, una vez que se decide armarse de fuerzas y mirar hacia adelante. Por eso, vamos a darte las mejores frases motivadoras para que puedas alentar a tus seres queridos a ser ricos en sonrisas y sueños, en batallas ganadas y metas cumplidas.

Que estas frases motivadoras te acompañen

Detrás de las ventanas puede llover y negras pueden tornarse las nubes que se deslizan por nuestro cielo. Pero, si lo querés, un Sol brillante puede quemar dentro y llenar de luz tus momentos, con sólo la decisión de ser feliz. Y, ese, es un Sol que ninguna nube negra puede llegar a opacar.

En la vida, los caminos son mano hacia adelante. No se puede volver atrás, eso es cierto. Pero con un poco de imaginación y fuerza de voluntad, ese camino que vemos hacia adelante puede bifurcarse en muchos otros. Cada uno con sus desafíos y sus alegrías, pero con una ventaja: si es tu corazón el que te guía en la elección de la ruta, vas a haber encontrado el camino al paraíso.

Cerrá los ojos, elegí un sueño. ¡Luego levantate! Y ocupate. Ocupate, ocupate mucho. Caminá, corré. Que el éxito llega a quienes deciden luchar por sus sueños.

Hoy te despertaste y un nuevo Sol iluminaba tu ventana y llenaba de color las plantas y los árboles. Hoy, la vida te recibe diciéndote que estás frente a un nuevo día. Hoy, la vida te recibe diciéndote que estás frente a una nueva oportunidad. ¡Aprovechá este regalo!

Las cosas que vemos a nuestro alrededor pueden cambiar de aspecto, de brillo, de olor en cada nuevo día. O pueden permanecer estáticas, como una pared junto a la cual caminamos todas las mañanas y, día tras día, sigue viéndose igual. ¿Cómo es entonces que se puede encontrar belleza en aquello de todos los días que nos rodea? Y es que la belleza no pertenece a las cosas, sino al brillo del alma que las mira, las admira y les transfiere su propia belleza.

Si la vida que tenemos es una sola, de nosotros mismos depende hacer de ella una historia digna de los más magníficos cuentos de leyendas y de las más apasionadas anécdotas de la vejez.

Hoy estás acá, hoy estás transitando tus horas, hoy sonreís, hoy podés decidir. El Dalai Lama dijo: “Sólo existen dos días en el año en que no se puede hacer nada. Uno se llama ayer y otro mañana. Por lo tanto hoy es el día ideal para amar, crecer, hacer y principalmente vivir.” Es hoy.

Situaciones, historias, dolores y alegrías pueden pasar frente a nuestros ojos y atravesar como un rayo nuestro corazón. Pero eso no nos significa necesariamente un aprendizaje. Uno aprende, sí. Aprende cuando quiere, cuando decide aprender, cuando encuentra una motivación por la que valga la pena aprender. Y, una vez que aprendió, el futuro se tinta de otro color.

Cuando corremos, piedras, ramas y perros pueden interponerse en nuestro camino. Se trata de ponerse firme con los sueños como destino y seguir caminando. Y es que nunca llegaremos, si perdemos nuestro tiempo buscando arrojar piedras tras cada ladrido. Vos seguí.

No es cierto, las cosas no se están facilitando. Sos vos, que decidiste seguir y te hiciste fuerte. Ahora, todo para vos es posible. Te hiciste más fuerte, no hay ya nada con lo que no puedas. ¡Adelante!

La vida nos rodea de personas capaces de dejarnos inmensas enseñanzas. Personas valiosas, capaces y dispuestas para acompañarnos en nuestro camino. Pero el camino es nuestro, es tuyo, y sólo vos vas a saber con certezas cuáles son las rutas que querés tomar. Porque sólo las rutas que vos elijas con el corazón son las que van a conducirte a lo que estés buscando, a tu fuente de felicidad. No corras rutas ajenas.

La razonabilidad hace que, como seres humanos, nos adaptemos al mundo. Sin embargo, el desarrollo pleno y honesto de nuestro ser acaba provocando que queramos adaptar el mundo a nosotros, a nuestros pies, a nuestros ojos, a nuestras ideas. Entonces, podemos decir que nuestros sueños necesitan de cierta irrazonabilidad y fuerza.

También te pueden interesar frases de superación


Sólo vos podés colocar los ladrillos para la construcción de tu sueño. Si no lo hacés, vas a estar simplemente colaborando con la construcción de otros. No confundas: no es tuyo. Que la decisión y la motivación constituyan el cemento necesario para que eleves lo más alto que quieras tus castillos de sueños.

Quisiste ser y no fuiste. Quisiste hacer y no fue. Pero estás acá y ahora y te quedan fuerzas para pelear. Entonces, tomá decisión, ganá fuerza y que lo que quieras que sea se dé hoy, que la vida, siempre, es una nueva oportunidad.

Es verdad, la vida está llena de derrotas. No puedo decirte que no vayas a tener ninguna más de ahora en adelante. Pero en la batalla que damos todos los días por nuestros sueños, lo importante no es ganar todos los combates, sino seguir, haciéndonos cada vez más fuertes y estando cada vez más motivados, para ganar la gran lucha.

Los sueños no se cumplen si estamos sentados esperando y pensando si es que realmente seremos capaces de llegar a ellos. Mahatma Gandhi decía “una persona usualmente se convierte en aquello que cree que es. Si yo sigo diciéndome a mí mismo que no puedo hacer algo, es posible que yo termine siendo incapaz de hacerlo. Por el contrario si yo tengo la creencia de que sí puedo hacerlo, con seguridad yo adquiriré la capacidad de realizarlo aunque no la haya tenido al principio”. ¡Seguí luchando y convencete de que lo vas a lograr!

A veces nos cansamos, y está bien. A veces nos sentimos heridos, y está bien. A veces sentimos deseos de tirar la tohalla, y está bien. Porque somos humanos. Pero si has puesto sudor, esfuerzo y lágrimas para alcanzar algo que amás, vas a tener que volver a levantarte y seguir peleando. Que, al final, siempre hay recompensa.

No pienses que lo que vos deseás está mal. No porque los demás quieran cosas distintas o se conformen más fácil, vos estás mal y debés adaptarte a ese estilo de vida. No naciste para simplemente caminar, eso es claro. Naciste con alas y brillo para volar. No te lo dejes opacar.

Hay momentos en la vida en los que necesitamos poner un freno a nuestros pasos y pararnos a reflexionar. Evaluar dónde estamos y hacia dónde es que queremos llegar. Cuando lo sepamos bien, vamos a saber soltar y dejar atrás todo aquello que no hace más que retrasar nuestro transitar.

Tu felicidad tiene que ser siempre tu prioridad y tu lucha. Si vos no das lo mejor y no peleás por ella, ¿quién lo va a hacer?

La razón por la que llegamos a tener éxito en aquello que durante tanto tiempo nos propusimos y fue importante para nosotros, es que decidimos nunca rendirnos. Sí, recibimos golpes y caídas en el camino, pero fueron ellos los que nos enseñaron a caminar saltando y esquivando, pudiendo llegar a donde queríamos estar.

Como decía Bob Marley, hay momentos en los que tenemos que abrir nuestros ojos, mirar hacia adentro y preguntarnos si estamos satisfechos con la vida que estamos viviendo.

“Jamás dejes que las dudas paralicen tus acciones. Toma siempre todas las decisiones que necesites tomar, incluso sin tener la seguridad o certeza de que estás decidiendo correctamente” (Paulo Coelho)

Sí, todo aquello que querés está ahí afuera esperando por vos. Pero no va a acercarse y colocarse en tu puerta con facilidad. Vas a tener que buscarlo. Y es ahí, en la búsqueda de aquello que amamos y que deseamos como a nada en este mundo, que radican los caminos de la vida y la felicidad.

¡Arriesgalo todo! Sí, es posible que fracases, que te duela, que sufras. Es posible que te caigas y que tengas que volver al punto de partida para empezar de nuevo. Pero nada se consigue quedándonos para siempre a la sombra de la puerta. Hay que salir y que el riesgo nos regale el aprendizaje de seguir peleando por nuestros sueños.

Toda noche, por más larga que pueda parecer, acaba en algún momento trayendo consigo un nuevo amanecer, más brillante, más cálido, más hermoso. Así es la vida. Todo problema acabará, siempre, trayendo consigo una nueva esperanza, trayendo consigo una nueva sonrisa.

A veces, lo cómodo es realmente difícil de soltar. A veces, dejar lo que nos es seguro nos aterra. Pero si hay algo que deseamos desde lo profundo de nuestro corazón, sólo vamos a alcanzarlo dejando atrás la comodidad y la seguridad y emprendiendo caminos vertiginosos. Eso se llama vivir.

frases de motivación

Comentarios de Facebook