Rimas para niños

Las rimas son uno de los recursos favoritos de los niños. Con ellas podemos pasar un momento de diversión, al mismo tiempo que es una de las formas didácticas más eficaces para desarrollar el lenguaje. Además, las rimas infantiles cuentan con la ventaja de ser cortas, siendo fácil lograr la atención de los chicos en ellas. Incluso, podés elegir una rima por día para leer con tus hijos y pasar así un momento de distensión, diversión y aprendizaje: todo en uno.

Ahora te vamos a pasar algunas de las mejores rimas infantiles para que disfrutes con los chicos.




Las mejores rimas infantiles para aprender y disfrutar con los chicos

Mi papá me lleva al colegio

donde aprendo con mis amiguitos

las clases, la música y los rasgueos,

ya en casa cenamos todos juntitos

y en la noche, irnos a dormir abrigaditos.

 

 

Tres lobitos tuvo una loba,

blancos y negros en la alcoba.

Tres crió, tres cuidó

y a todos ellos, solita les enseñó.

 

 



Mi madre nos ayuda a jugar,

mientras mi padre la cena se encarga de cocinar.

Somos una familia unida,

siempre a Dios agradecida.

 

 

Las verduras son muy ricas

y nos aportan muchas vitaminas.

Ellas nos ayudan a crecer

siendo también un buen entremés.

Todos tenemos que comer las verduras

que para crecer sanos tanto nos ayudan.

 

 

Los Medios de Comunicación son muy divertidos

y también son muy entretenidos.

Tenemos que hablar para conocernos

pero siempre sin llegar a gritarnos.

Todos juntos jugando y disfrutando,

mientras a los medios de comunicación vamos rimando.

 

 

Unas navidades vienen

otras navidades se van.

Pero el cariño que nos tenemos es tan tan grande,

que jamás nos van a poder separar.

 

 

Toda la familia unida, ¡que vivan las fiestas! ¡que viva la navidad!

En estos días todos conciliamos y dejamos que entre nosotros reine la unidad.

Con nuestras familias y nuestros amiguitos, cantaremos con alegría,

de las manos unidos todos, entonaremos villancicos de algarabía.

 




 

Tan ricas, tan deliciosas como las frutillas, son las sabrosas frambuesas.

Y en la naturaleza, brilla y se destaca la bella cereza.

Y mientras mi mamá prepara el mejor bizcohuelo de coco,

mi hermana hace los mejores jugos de naranja y mango.

 

 

Fuimos al cumpleaños de la lechuza,

pero en éste todos mucho nos aburrimos.

Ella todo el tiempo estuvo diciendo: ¡sh!, ¡sh!, ¡sh!

Entonces, despacio, todos de ahí nos fuimos.

 

 

A lo largo de un caminito muy angosto

va caminando un curioso bicho.

Y el nombre de este animalito

yo ya te lo he dicho.

 

 

A mí mucho me gusta el verano,

a mí mucho me gusta que brille el Sol.

A mí mucho me gustan los helados,

los de chocolate, los de frutilla y los de limón.

 

 

Tiene una gran memoria,

un fuerte olfato y una áspera piel

y una de las mayores narices

que en este mundo pueda haber.

 

 

Cada vez que voy a la playa

me encanta jugar,

siempre me divierto y aprendo

con el Sol, con el arena y con el mar.

Cuando voy a la playa

no me alejo de la orilla,

al lado de mis amiguitos y de mis juguetes

sé que la pasaré siempre de maravilla.

Y cuando voy a la playa

y es hora de tomar mi merienda,

la basura no la tiro en el arena,

decido cuidar mi playa

porque no quiero perderla.

 

 

Es en el momento en que la primavera abre las flores

que la hermosa rosa con su aroma

logra pintar de bellos y brillantes colores

los más espectaculares jardines de nuestro planeta.

Cuando puedes amanecer en primavera

luego de haber pasado un largo invierno,

vuelves a casa oliendo a rosas

y en el aire y con libertad, mi risa se pasea.

 




 

Mariposas blancas,

¿qué nos están diciendo?

Que la Doña Primavera

despacito ya está viniendo.

Aves libres danzantes del campo,

¿qué es eso que están cantando?

Que la Doña Primavera, suavemente ya está llegando.

A mis amiguitos felices les pregunto

¿qué es lo que les pasa?

Y es que llegó la primavera

¡y ya está en nuestra plaza!

La mariposa blanca se posa,

se posa en la bella flor

¡Debes alegrarte, bella mariposa!

Y es que la primavera ya llegó.

Vuela, vuela, blanca mariposa,

vuela y vuela sin tu vuelo parar.

Pero no te olvides que un poco más tarde,

el verano también llegará.

 

 

En la casa de mi abuela

aprendí a cocinar,

una rica comida

que te voy a enseñar.

A mezclar la lechuga, a mezclar la cebolla,

a mezclar el tomate

y un buen pepino también

que ayer, seleccioné bien.

No olvido agregar la zanahoria

que es buena para la visión,

eso es algo que aprendí

mirando el televisor.

 

Ahora un chorrito de aceite

y un poquito de limón,

que aprendí que este es bueno

para hacer la digestión.

Va ahora una pizca de pimienta,

y también un poquito de sal,

y ahora esta ensalada

ya no tiene ningún rival.

Son muchos los vegetales que yo ahora me voy a comer

porque sé que muy sano y fuerte yo quiero crecer.

Es momento de ir a comer,

me quito el delantal,

porque esta rima

acaba de llegar a su final.

 




 

Un buen día a la tarde,

al decirle que me iría del pueblo,

él me miró triste, en verdad triste,

pero levemente sonriendo.

 

 

Yo tengo una buena vecina

que se ha comprado una gallina

que parece enlatada, como una sardina.

Sus patas parecen de alambre,

creo que pasa mucha hambre,

y toda desplumada la pobre está.

Ella pone huevos en la sala

y pone también huevos en la cocina,

pero ella nunca pone huevos adentro de su corral.

La gallina, turuleca,

es en verdad todo un tema.

La gallina, turuleca,

está loca de verdad.

La gallina, turuleca,

ha puesto un huevo,

ha puesto dos,

ha puesto tres.

La gallina, turuleca,

ha puesto cuatro,

ha puesto cinco,

ha puesto seis.

La gallina, turuleca,

ha puesto siete,

ha puesto ocho,

ha puesto nueve.

¿Y en dónde está esa gallinita?

Déjala tranquila, pobrecita,

déjala que ahora ponga diez.

 

 

Un Sapo, sapo, sapito, sapón.

vio que se aroma ahora un chaparrón.

Ve y canta, canta, canta tu canción,

Sapo, sapito, sapón.

 

 

Una fiesta se dará

y en el bosque todos ya están listos.

Winnie Pooh se encarga de preparar

los más ricos bocadillos.

Hoy los globos no van a faltar

Piglet ya se encargó de inflar muchos,

ahora juntos van a meter

los dulces en ricos cucuruchos.

 

 

Treinta días trae noviembre,

con abril, junio y septiembre.

De veintiocho sólo hay uno,

los demás de treinta y uno.

 

 

Un buen marinerito

me envió un pequeño papel,

en este me pedía

que me case con él.

Yo le respondí que sí,

que me casaría,

pero que no con él.

 

 

Un pajarito
me dijo al oído
pío, pío, pío
hace mucho frío.

 

 

Las cinco vocales

vestidas de azul

se fueron de viaje

por un sendero de luz.

La A aprendió

a valorar las auroras,

y en la brisa y el aire

jugó a la ronda.

La E regresó,

llena de esperanzas,

estrellas y ensueños,

para enriquecer nuestras almas.

La I, muy flaquita,

no logró ir muy lejos,

y sobre nuevas tierras

proclamó su imperio.

La O se fue rondando

y al cielo ésta llegó.

Y también a la luna llena

a rodar le enseñó.

La U aprovechó el viento,

y con él remontó el azul,

y al igual que un fuerte trueno,

se escuchó: ¡Kabúm!

¡Probá la experiencia de divertirte y aprender junto a tus chicos con estas maravillosas y entretenidas rimas! Porque, ahora, aprender puede ser tan divertido, que no lo van a querer dejar de hacer.

Comentarios de Facebook